Psicología2018-08-22T11:25:43+00:00

Psicología

Desde la psicología se realiza no sólo la evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales sino también el acompañamiento e intervención para la adaptación a los cambios y a las situaciones que se nos presentan.

Las enfermedades mentales son condiciones graves que pueden afectar la manera de pensar, el humor y el comportamiento, no sólo de quien la padece sino también de las personas cercanas que lo acompañan. Dentro de la Psicología General Sanitaria se puede intervenir con las personas, parejas y familias a lo largo de la vida para mejorar su adaptación personal, social, familiar y escolar o laboral.

La salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psíquico y social. Afecta la forma en como pensamos, sentimos y actuamos cuando lidiamos con la vida. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con otras personas y tomamos decisiones.

La salud mental y la capacidad de afrontamiento y superación ante situaciones adversas son importantes en todas las etapas de la vida, desde la niñez y la adolescencia hasta la edad adulta.

Desde IMPULSO  PSICOLOGÍA realizamos evaluación e intervención de todo lo que se detalla a continuación así como asesoramiento y prevención para todos aquellos que lo deseen.

  • Trastornos de conducta.
  • Depresión.
  • Trastorno del espectro autista.
  • Trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad.
  • Tratamiento de tics y manías.
  • Enuresis y encopresis.
  • Trastornos del aprendizaje.
  • Altas capacidades.
  • Miedos y fobias.
  • Acoso escolar.
  • Entrenamiento en habilidades sociales.
  • Asesoramiento a padres.
  • Autoestima y Crecimiento personal.
  • Mediación familiar.
  • Asesoramiento en parejas con dificultades.
  • Acompañamiento en procesos de separación.
  • Intervención para padres con menores con problemas de conducta u otras dificultades.
  • Cohesión familiar.
  • Trastornos del estado de ánimo.
  • Trastornos de ansiedad.
  • Trastornos de personalidad.
  • Alteraciones de las relaciones interpersonales.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Trastornos del sueño.
  • Autoestima y crecimiento personal.