Día Mundial de las Personas con Discapacidad: Hacia la inclusión Plena.

//Día Mundial de las Personas con Discapacidad: Hacia la inclusión Plena.

Día Mundial de las Personas con Discapacidad: Hacia la inclusión Plena.

Hoy, 3 de diciembre, celebramos el Día Mundial de las Personas con Discapacidad. Es el día perfecto para visibilizar un poco más, a estas magníficas personas, luchadoras donde las haya. Para informar a la sociedad sobre su situación y que cada vez queden menos pasos para alcanzar nuestro gran objetivo, el que sólo con el apoyo de todos se puede conseguir, la Inclusión Plena a todos los niveles de la sociedad y de todas las personas que participan en ella.

La inclusión plena de las personas con discapacidad en la sociedad está cada vez más cerca, sobre todo desde los cambios normativos ocurridos desde la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas-CNUDPD (2006). Pero la verdad es que aún queda camino por recorrer, desde la materialización de esas normativas, hasta la sensibilización y la normalización en la sociedad. En este artículo repasaremos algunos recientes estudios sobre el tema, a través de los que veremos las metas que nos quedan por alcanzar.

Tipos de discapacidad

Anaut Bravo y Arza Porras (2017) exponen que, el cumplimiento de las normativas modificadas a raíz del CNUDPD (2006), sigue siendo un tema pendiente de las políticas sociales en España, ya que en torno al 30% de las personas con discapacidad se encuentran en el espacio social de la exclusión. Entre los aspectos pendientes destaca la necesidad de que los poderes públicos hagan efectivos sus derechos, con medidas que van desde la sensibilización y visibilización de la discapacidad, hasta la sustitución del modelo asistencial en las prestaciones y recursos sociosanitarios por uno garantista. Además, tal como señala Jiménez Lara (2017), la existencia de un sistema público con la viabilidad y la sostenibilidad necesaria para garantizar estos derechos, ya no depende tanto de aspectos técnicos, competenciales o económicos, como de la existencia de una voluntad política firme, que desarrolle un diseño fiscal responsable que pueda optimizar el gasto mediante una coordinación sociosanitaria efectiva.

Aparte de conseguir un sistema sociosanitario que garantice los derechos de las personas con discapacidad para la inclusión plena, hay otros ambientes que también precisan de nuestra atención, como es el caso del laboral. En este contexto debemos hablar de la estigmatización que sufren las personas con discapacidad a la hora de conseguir un empleo, ya que en nuestra sociedad las cuestiones económicas, en lugar de las personas, han pasado a ser las más importantes, tal y como señala Rubio Castillo (2016). Resalta la necesidad de reivindicar el valor de la singularidad de existir y percibir, alejarse de la visión mecanicista y utilitarista del cuerpo, y pensar en el ser humano como un organismo singular dotado de múltiples potencialidades que hace su aportación al mundo como ser único que es. En este sentido, Novo-Corti (2017) propone que el estigma se reduciría y las actitudes hacia estas personas serían más positivas, con políticas sociales que promuevan una adecuada información y orientación a empleadores y empleados, ya que se ha observado que cuanto más estrechas y frecuentes son las relaciones con personas con discapacidad, más favorables son sus actitudes y mayor es su aceptación.

Empleo discapacidad

Otro problema relacionado con el mundo laboral y las personas con discapacidad, es la realidad de que tienen salarios más bajos que las personas sin ella. Ángel Malo (2017) estudió las razones de esta situación, concluyendo que la característica principal que causaba esta diferencia era el nivel de estudios, por lo que, para conseguir que las personas con discapacidad puedan acceder a mejores sueldos, hay que trabajar para que puedan alcanzar el mismo nivel educativo y formativo que sus homólogos sin discapacidad. Además, como nos dice Huete García (2017), “la educación de las personas se relaciona directamente con una mejor calidad de vida y, junto al empleo, supone el puente hacia la participación social y el reconocimiento pleno de los derechos de la ciudadanía”.

Este investigador mostró que los niveles educativos a los que acceden las personas con discapacidad están muy por debajo de sus posibilidades, y en gran parte, está causado por las expectativas que, erróneamente, tiene nuestra sociedad sobre sus capacidades. Y es que, como bien dicen Echeita et al. (2009), “la educación de las personas con discapacidad es mucho más que una cuestión técnica, es un reto social en que entran en juego actitudes, prejuicios, estereotipos y expectativas casi siempre menguadas, al igual que los recursos materiales y humanos”, por lo que las acciones de sensibilización y visibilización sobre la discapacidad nunca sobran, no sólo para conseguir modificaciones en ambientes políticos o educativos, si no en todos los niveles de la sociedad.

discapacidad intelectual

Para acabar vamos a dedicar los últimos párrafos de este artículo a las personas con discapacidad intelectual, ya que estas personas son las que presentan los peores indicadores de inclusión, tanto en el área educativo como en el laboral, siendo las personas con discapacidades de la visión, audición y motoras las que muestran tasas más cercanas a las de la población general, tal y como comenta Huete García (2017) en su estudio.

El equipo de investigación de Verdugo Alonso et al. (2018) incide en la necesidad de realizar las prácticas de evaluación e intervención desde enfoques holísticos para garantizar el derecho a la educación inclusiva de las personas con discapacidad intelectual. Señalan que la atención a la discapacidad pone el foco en aspectos organizativos-curriculares y se descuida la evaluación e intervención en autodeterminación y calidad de vida. Pallisera Díaz (2010) también resalta la necesidad de realizar procesos inclusivos entrados en la persona y en su autodeterminación, pasando por la formación de los profesionales para aplicar las nuevas metodologías, y que se acompañe con un cambio de actitudes para aplicarlas de manera adecuada. Además de incidir en la implantación de un modelo de apoyos centrado en la persona, que necesita la colaboración decidida por parte de los profesionales y las familias a lo largo de todo el proceso educativo.

La inclusión plena en la sociedad de las personas con discapacidad es nuestro gran objetivo. En este artículo hemos repasado algunos de los últimos estudios que hablan sobre el tema, y seguimos viendo la necesidad de realizar acciones de sensibilización siempre que podamos, ya que son necesarias para provocar cambios a todos los niveles de la sociedad. Siendo así, hoy que se celebra el día mundial de las personas con discapacidad es uno de esos momentos perfectos para visibilizar al colectivo.

Guillermo Garzo Fernández

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Anaut Bravo S. y Arza Porras J. (2017). La inclusión social de las personas con discapacidad en España: un tema pendiente. Panorama Social. 26: 9-24.

Ángel Malo M. (2017). Discriminación salarial y discapacidad: de los datos a las políticas de empleo. Panorama Social. 26: 69-78.

Huete García A. (2017). Las personas con discapacidad en la escuela. Luces y Sombras del proceso de Inclusión educativa en España. Panorama Social. 26: 93-108.

Jiménez Lara A. (2017). La atención a la dependencia: situación actual y perspectivas. Panorama Social. 26: 25-39.

Novo-Corti i. (2017). La inclusión efectiva de las personas con discapacidad en un entorno laboral normalizado: dificultades y retos. Panorama Social. 26: 79-92.

Pallisera Díaz M. (2010). Apoyando proyectos de vida inclusivos: Claves para transformar las prácticas socioeducativas de personas adultas con discapacidad intelectual. Revista Educación Inclusiva. 3 (3): 69-88.

Rubio Castillo A. M. (2016). Recensión: Discapacidad y políticas públicas. La experiencia de los jóvenes con discapacidad en España. Metamorfosis: Revista del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud. 5: 80-82.

Verdugo Alonso M. A.; Amor González A. M.; Fernández Sánchez M.; Navas Camacho P. y Calvo Álvarez I. (2018). La regulación de la Inclusión educativa del alumnado con discapacidad intelectual: una reforma pendiente. Siglo Cero. 49 (2): 27-58.

2018-12-03T11:59:11+00:00

About the Author:

Leave A Comment